Anécdota laboral

Llamo a un cliente para hacer una toma inicial de requisitos para un desarrollo web, me habían comentado que necesitaba un sistema para que sus clientes le enviara ficheros (es una reprografía) y una web corporativa.

-Yo: Buenos días xxxxx, le llamo por el tema de la web que quería hacer, era para saber concretamente qué necesita.

-Cliente (textual): pero… la well? si ezo ze lo dije yo a xxxx (comercial) hace xxx (tiempo)!!! ezo ya nos lo está haciendo un amigacho!!

-Yo: ah! bueno, de acuerdo (evidentemente en ese momento lo único que quería era colgar el teléfono cuanto antes)

-Cliente: nada, que lo ziento, que si hubiezeis llamado antes…

Claro, evidentemente el señor no podía saber la enorme satisfacción que me producía que esa relación cliente – proveedor terminase en ese mismo momento.

¿A que mente lúcida se le ocurrio que este hombre pensaba realizar una inversión en desarrollo web para su empresa? Posiblemente lo que he invertido en buscarle una solución para el envío de ficheros y en contactar con él supera ampliamente lo que pensaba gastarse en su web.


Leave a Reply