Clientes y CMSs

…a major problem with content management systems, is that you’re allowed to edit content.

Cita extraída del artículo “Clients and Content Management Systems“, en el que se habla de un importante problema inherente a los cms: permiten al cliente afectar a elementos críticos de la web como la calidad de los contenidos, estructura o funcionalidad.


4 comentarios a esta entrada

Me ponen cachondísimo estas problemáticas. Como siempre la razón está “en los vicios” al marcar. Todos creemos saber usar un procesador de textos, pero ¿quién lo usa correctamente?, ¿quién usa encabezados, parráfos y demás? Nadie o casi nadie.

Yo he tenido mil y una discusión con algún que otro cliente al respecto y al final siempre era lo mismo, el quería copiar y pegar desde Word hasta su editor de texto enriquecido y los estilos se pegaban de aquella manera. Nunco hubo forma de convencerles de que esos textos (además de no estar redactados para web), tenía que trabajarlos un poco con el wysiwyg marcando correctamente y dedicarles un “poquito de tiempo”.

El motivo, pienso yo, es que desde tiempo ascentral hemos venido usando mal el Wordperfect. En las pantallas azules marcabamos el texto para cambiar la tipografía o para subrayar/negrita destacar y al final hemos heredado ese vicio.

Si hoy extrapolamos esa técnica de hacer los textos bonitos, entre comillas, sin dotarle de significado al contenido o sin definir que es cada cosa tenemos los problemones que comenta el artículo.

Solución:
- Un whatyouseewhatyouget que se coma los divs y los span (hay varios con licencia gnu/gpl con funciones auto-clean).

- Hmmm.. al final el xhtml 1.0. strict va a ser buena solución para evitar las catetadas y los style=color:pink; subrayado; 40 pixeles.

- Se le enseña al cliente a marcar texto, oiga usted, esto se hace así por mis huevos que soy el que sabe del tema, al igual que le mecánico le dice que haga esto y lo otro y lo hacemos.

- El cliente debe aprender a no tocar más de la cuenta y tratar una web como algo delicado en el que “si tocas sin saber” te quedas sin web, más teniendo un CMS potente detrás.

Recuerdo alguno que otro que estuvo una semana sin vender por tocar más de la cuenta los códigos ISO de un oScommerce. Como toqueteó más de la cuenta no se asociaban las formas de pago y envio con España; en otra ocasión, supongo que por afán ahorrativo, un cliente quiso instalar a mano un módulo de un CMS sin saber que si no modificaba las lineas de código afectadas e instalaba los ficheros adjuntos se quedaba sin web.

Tripix, que aquí el cliente sabe más de la cuenta y le encanta toquetear y hacerse el listo (supondrá que es como el mecanismo de un móvil).

PD: A mi me pasaba lo mismo con todos los aparatos que caían en mis manos, los demontaba para investigar como funcionaban, pero tenía 10 años, ahora no lo hago. Por suerte al menos les puede salvar algun backup de turno.

Yo creo que el problema va más allá de los vicios de marcado que pueda cometer el cliente y que, por desgracia, no siempre se arregla dando formación.

Por ejemplo, mi experiencia me dice que por mucho que insistas al cliente en que una noticia tiene que tener fecha, entradilla y cuerpo… pasan de la entradilla; como solemos usar ésta para destacarlas en la portada y no la ponen, la home queda sin noticias.

También ocurre que le pones un guatllusiisguatlluget, se lo capas y se cabrea… y encima te dice que vaya mierda le has hecho que no corrige las palabras como el Word XD.

De todas formas también reconozco que parte de la culpa la tenemos los desarrolladores. Los CMS buenos tienen muchísimas posibilidades a nivel de permisos (y no entro en la configuración del TinyMCE, que es la leche)… y muchas veces dejamos al cliente entrar con permisos de administración, lo que es dejarle la puerta abierta a destrozar su propia web.

Y vuelvo a lo de la formación… creo que también hay un error de enfoque por nuestra parte al suponer que cualquier cliente en cualquier caso va a saber administrar una web. No nos damos cuenta de lo difícil que es generar contenido de calidad y bien formateado; esto requiere ciertas habilidades relacionadas con la manipulación de imágenes, el lenguaje HTML, redacción de textos y manipulación de archivos que es muy raro que alguien tenga en una empresa que se dedica, por ejemplo, a la comercialización de jamones y chacinas…

Cada caso es un mundo. En ocasiones una buena formación arregla el problema y en otras la clave está en convencer al cliente de que lo mejor es que delegue en alguien que sepa la gestión de sus contenidos. Además debe ser consciente de que el desarrollo que se le ha hecho responde a unas necesidades concretas en un momento concreto y que hasta es posible que después de meses o años haya que hacer modificaciones en la web que dependan de un técnico desarrollador ;)

Hay un programa en un canal de televisión que ahora no recuerdo, en el que un invitado es enseñado por una cocinera experta a realizar un menú con el que luego debe sorprender a sus invitados en casa.
A pesar de los fácil y rápido que lo hacen en el plató, cuando el invitado está en casa, aún con los mismos ingredientes, el resultado final es muy poco parecido al del profesional, pero suficiente para impresionar a los amigos.
Seguro que los profesionales de la cocina tendrán muchas críticas al respecto, tanto de la forma de hacer el plato como de la presentación del mismo. He visto sustituir una copa de champán por un vaso de duralex, y el resultado es muy distinto, evidentemente.
Todo lo anterior me sirve para que entendáis que a pesar de que todo el mundo está convencido de que un chef lo puede hacer mejor, no se puede permitir llevarse a la familia a comer diariamente al bulli.
Seguro que un contenido editado por un profesional queda mejor, pero esa solución no es viable para las empresas, así que se buscan la vida.
Como profesionales tenéis dos alternativas ante la realidad, buscarle una solución viable ó seguir criticando lo mal que lo hacen los clientes (a pesar de que lo seguirán haciendo).
Una pista, si elegís la segunda, tendréis razón pero no trabajo.

Pepe:

No era mi idea hacer una crítica vacía sobre los clientes. Ciertamente son una parte más del proyecto que hay que tener en cuenta para conseguir un buen resultado final.

Me preocupa más el profesional que no piensa que el cliente sabe HTML, CSS y maneja el photoshop a un buen nivel. Al no tener en cuenta esa variable el trabajo final será pobre.

Vuelvo a insistir en que, como parte del proyecto, hay dos posibilidades: dar una buena formación al cliente o, cuando lo anterior no es posible, explicarle que es mejor que delegue esa tarea.

Por último: el problema no es una mejor o peor presentación sino que en ocasiones se comenten errores que hacen que la web pierda toda su eficacia… eso es lo que hay que evitar.

Leave a Reply