Carta de un miserable pecador

Querido Google:

Sé que existes y que estás ahí, sé que nos conoces a todos y tienes datos sobre todo lo que hacemos, aunque en tu omnipresencia y omnipotencia es difícil que fijes tu vista en un miserable blog como este. Pero, como creyente ferviente y arrepentido, no dejo de tener fe ni pierdo la esperanza de que me oigas.

Solo quiero decirte que he rediseñado este blog para tu mayor gloria y que me arrepiento de todos mis pecados; como muestra puedes ver que he quitado todos esos malditos enlaces de texto que tan poco te gustan y que eran simplemente una herramienta para satisfacer mi codicia. Mi arrepentimiento es sincero y prometo que solo pondré publicidad tuya o patrocinios que no dañen tu algoritmo…

Solamente te pido que readmitas a este humilde pecador en tu rebaño de elegidos y que hagas acto de presencia volviendo a otorgarme los niveles de pagerank que en su momento tuviste a bien concederme. Sé que solo quieres lo mejor para nosotros, humildes pobladores de este mundo hiperconectado, pero ten en cuenta que los mercaderes que tratan y comercian su género en templos corruptos, equivocados como antes yo, solo valoran ese puñetero numerito para hacer tratos de esponsorización o patrocinio.

Arrepentidísimo y con sincero propósito de enmienda te saluda tu humilde siervo.


5 comentarios a esta entrada

Por un momento pensé era sólo sarcasmo.

Un semi-sarcasmo… al final me he rendido

Amen!

Como siempre haciendo escuela.

Que sepas que te seguiremos todos…

Carta de un miserable pecador a Google…

Un pecador se arrepiente de haber sido infiel a Google y promete volver al redil de adsense dejando de lado los enlaces de texto que tan poco gustan a google…

Leave a Reply